MANIFIESTO TRANS 1er Encuentro nacional de liderazgos Trans Red Trans rural, comunitaria y periférica nacional a las autoridades

MANIFIESTO TRANS
1er Encuentro nacional de liderazgos Trans
Red Trans rural, comunitaria y periférica nacional a las autoridades

En el marco del 1 Encuentro Nacional de Liderazgos Trans de Ecuador, realizado en la Ciudad de Guayaquil, Ecuador, nos manifestamos hoy lxs representantes trans participantes de periferia, rurales, comunitarixs y todo aquel tipo de población trans dentro del eje diverso: binarixs, no binarixs, incluidxs lxs disidentes, de género fluido, no conforme, rarxs, queer, transformistas, travestis, transfemeninas, transmasculinos, transgéneros, transexuales atravesadxs por el transfeminismo del territorio ecuatoriano, identificando y denunciando públicamente las barreras que impiden el goce efectivo de los derechos humanos y la construcción de una verdadera democracia que garantice la justicia social.

Nos enunciamos como personas Trans: En este espacio que lo hacemos, social, justo, político y democrático donde confluyen distintas experiencias, realidades, formas de entender y vivir el cuerpo, el deseo y la identidad. Esto posibilita una amplia gama de construcciones de vivir y sentir lo Trans.

En este sentido, desafiamos los cánones del género a través de nuestra construcción, orientación sexual, identidad y expresión de género, a partir de nuestras experiencias de vida Trans. Los grupos fundamentalistas, antiderechos, y los discursos de odio nos asumen carentes de derechos y de racionalidad. Nuestra experiencia de vida es estigmatizada, y como resultado, somos expulsadxs violentamente tanto de la familia, como de los otros sistemas sociales, culturales y económicos que reducen nuestra calidad de vida a una media de 35 años. En consecuencia, en las asignaciones públicas de salud, justicia, identificación y reparación; educación, empleo, vivienda, cultura, nos exponen a mayores contextos de vulnerabilidad ante fenómenos de violencia social, y a la revictimización desde la violencia institucionalizada.

Con base en lo descrito, y en el marco de la Opinión Consultiva 24/17 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, expresamos nuestra preocupación ante el Gobierno Nacional, haciendo este llamado a dar respuesta a nuestras necesidades, reunidas y concretadas en las siguientes prioridades:

  1. Que el gobierno ecuatoriano debe garantizar el derecho la vida de las personas trans, a partir de políticas públicas y leyes claras que definan la “identidad de género” con todas sus letras. Lo que no está escrito no existe;
  2. Que el derecho a la identidad de género en el Registro Civil sea reconocido a nivel nacional a partir de la categoría sexo, según sentencias aún no cumplidas por la Asamblea Nacional;
  3. Que el Gobierno a través de sus carteras garantice la no discriminación y la no exclusión de las personas trans, revisando la violencia institucionalizada en los discursos de algunos miembros del gobierno, como el de la primera dama que no reconoce las familias diversas;
  4. Que el Gobierno garantice el derecho a la educación de las personas trans y se promueva la eliminación de barreras como el bullying en la niñez, adolescencia y juventud trans;
  5. Que se construyan políticas penitenciarias que garanticen la dignidad de las personas trans privadas de la libertad, más allá de las existentes y que son irrespetadas;
  6. Que nos garanticen la protección de los derechos de las identidades Trans que se visibilizan como defensoras y defensores de Derechos Humanos, liderazgos políticos o cualquier proceso que nos represente un riego para nuestra integridad física y psicosocial;
  7. Que generen y aseguren económica y operativamente acciones afirmativas con perspectiva y enfoque en “identidad de Género”, Art. 11 N°2 de la CRE, servicios sociales, subsidios o programa sociales que mitiguen el circulo de pobreza trans y prioricen variables y condiciones interseccionales como lo son: personas trans adultas mayores, con discapacidad, en situación de trabajo de sexual, migrantes, transitantes corporales artesanales, VIH, etc.;
  8. Invitamos al gobierno a garantizar el derecho de la migración, particularmente a las personas trans, toda vez que se restringen sus posibilidades de tránsito y migración a partir de prácticas discriminatorias;
  9. Que se cree un modelo de salud no patologizante, que permita los procesos de transición seguros, que se materialice en un sistema de salud digno, diferencial (promoviendo y garantizando innovaciones médicas, científicas, y tecnológicas de calidad). Se exige que la atención en salud para personas Trans, no sea exotizante, revictimizante, y contenga el acceso a derechos sexuales y reproductivos. Así mismo que se reconozcan nuestros procesos hormonales y cirugías de afirmación del género a partir de la salud pública.
  10. Implementar políticas, mecanismos, procesos, recursos, indicadores, de inclusión sociolaboral que permitan el acceso digno al trabajo de las personas Trans a través de datos nacionales como el INEC;
  11. Que en los espacios laborales se impida la exotización, persecución, sobrecarga, desprotección, acoso, maltrato de las personas trans. Invitamos a implementar políticas organizacionales tendientes a la promoción, reconocimiento salarial justo, digno y ascenso laboral. Además, se deben mejorar las condiciones de cualificación para el concurso equitativo de méritos, que posicionen el capital humano Trans, de manera progresiva y representativa.
  12. Que el sistema educativo, la academia, los políticos/as, personajes públicos y personas en general, no instrumentalicen a las personas Trans. Se deben generar las condiciones y regulación para el acceso y permanencia en todos los niveles educativos.
  13. Que se estimule y defienda la autoría y liderazgo de las personas Trans en procesos investigativos e iniciativas sociales y políticas. La apropiación y/o adjudicación de ideas o iniciativas de las personas trans, por otras personas ajenas a lo trans, es algo muy común en Ecuador.
  14. Que se puedan expresar libremente las identidades de las personas Trans en las instituciones y espacios públicos. Se debe proteger el derecho a la identidad, sancionando cualquier acción de omisión y con mucho más rigor la discriminación y violencia. Solicitamos la revisión, regulación y acompañamiento de los procesos de investigación ética, disciplinaria y penal en razón de violencias y asesinatos asociados a la identidad de género.
  15. Las personas e identidades Trans debemos tener participación directa en diferentes espacios como: la toma de decisiones en políticas públicas, la lucha de clases y otros movimientos sociales, los instrumentos políticos, los procesos a cargo de elección popular.
  16. Que se recobre la memoria trans, la misma que esta siendo tergiversada por personas que a razón de no existir material histórico, manipulan la historia trans a su conveniencia;
  17. La participación debe garantizar el respeto pleno a nuestro derecho a ser partícipes y no una cuota instrumentalizada por las “agencias” que intentan poner, dirigir, y conducir nuestra agenda.
  18. Ante ello, instamos a generar los espacios y mecanismos de formación ideológica, desde una perspectiva transfeminista, que transversalice las luchas sociales, con el objetivo de construir una mejora de la calidad de vida para las personas Trans en Ecuador.

Finalmente, nos hemos reinventado como han podido ser testigos, en este momento nos reagrupamos con el nombre Red Trans rural, comunitaria y periférica nacional – Rev. Trans Ecuador. Continuaremos trabajando al interior por vías telemáticas y otras de forma presencial. Esto solo es un manifiesto, nuestros aportes desarrollados en el encuentro para nuestra Agenda Nacional serán entregados a las carteras de estado, Asamblea Nacional y si lo requiere lo demandaremos a las Cortes Provinciales, Nacional o Constitucional; cuestiones que en este momento no son discutibles, como las respuestas a nuestros asesinatos. De requerirlo inclusive, acudiremos a organismos internacionales como la CIDH y la Corte IDH.

Guayaquil, 22 de septiembre de 2021

Convocamos al resto a unírsenos al 0982001871 o al correo dependiendo de su población: transfemeninas@gmail.com o transmasculinos@gmail.com

FIRMAMOS

Rashell Erazo
Asociación Alfil de Quito – Pichincha

Diane Rodríguez
Asociación Silueta X de Guayaquil – Guayas

Mabel García Lucas
Fundación de Transgéneros Peninsulares – FUTPEN – Santa Elena

Kasandra Villamar
Asociación Nuevos Horizontes de Manta – Manabí

Natasha Peralta
Asociación LGBTI La Troncal – Cañar

Georgina Feikers Rivas
Fundación Plan Diversidad de Durán

Itaty Vargas
Red Provincial LGBTI De Los Ríos

Shantal Ochoa
Chicas Trans TST Santo Domingo

Andrea Naima
Fundación Chicas Trans Ruta Spondylus – Santa Elena

Tiffany Analuisa
Colectiva Transfeminista

Germán Álvarez
Asociación Transmasculinos Ecuador

María José Monzón
Fundación Trans Sex Workers Ecuador

Juseimy Solorzano
Organización de Mujeres Trans Ecuador

Fasana Reyes
Fundación Huellas de Playas

Daniela Aguilera
Fundación Trans Sex Workers Ecuador

Dulce Gaby Estrada
Organización Miss Ecuador Trans Universe

Daan Acosta
Colectivo trans rural de Nobol

Liam Jared León
Asoc. Milagro GLBTI

Kenya Castro
Fundación Niñez y Adolescencia Trans

Katty Zambrano
Chicas Trans TST Santo Domingo

Carlos Limones
Asociación Transmasculinos Ecuador – Durán

Ariana Mejillones
Asociación Silueta X

Zack Elías
Centro Psico Trans de Quito
Colectiva Transfeminista

Patty Benavides
Organización de Mujeres Trans Ecuador

Virginia Echanique
Asociación Silueta X

Gabriel Suarez
Asociación Transmasculinos Ecuador – Playas

Nikky Bautista
Colectivo Trans Boys

Ivanna Melgar
Su Mano Ayuda

Daniela Amaiquema
Fundación Trans Sex Workers Ecuador

Camil de la Vega
Colectiva Transfeminista

Xiomara Torres
Fundación Plan Diversidad

Reina García
Asociación Silueta X

José Bustamante
Organización de Mujeres Trans Ecuador

Miguel Mite
Asociación Silueta X

Mafer Baquerizo
Fundación Chicas Trans Ruta Spondylus

Omar Hermosa
Asociación Silueta X

Activista trans Diane Rodríguez publica reseña de lo vivido durante el embarazo de su esposo Zack Elías

La activista y ex asambleísta Diane Rodríguez, junto a su pareja trans Zack Elías, compartieron fotos de su hija recién nacida: “Hemos sufrido mucho como pareja trans… pero no importa, al final tener a nuestra hija Vallimarié lo compensa todo. Te amamos oruguita.”, publicó Rodríguez.

Días pasados la defensora por los derechos LGBTIQ+, compartió de igual forma una carta dedicatoria de su actual pareja trans Zack Elías, mismo que estuvo embarazado y dio a luz a su hija por el método de cesárea. Compartimos carta publicada en sus redes a continuación.

Comparto el viacrucis (y otros no contados) que vivimos Zack y yo para tener nuestra hija; relatado por el. Del muro de Zack:Por fin, ya está con nosotros Vallimarie 🌺Quiero darme mi tiempo en compartir con ustedes este proceso extraordinario que la vida me ha dado. No fue fácil, pero lo conseguimos… y si que lo conseguimos satisfactoriamente.En la actualidad tengo 3 años con Diane, no hablaré de nuestra relación porque este es el resultado de lo feliz que somos durante ese tiempo. Estuvimos intentando cerca de 2 años para poder tener hijos, vaya que nos resultó difícil. Incluso empezamos a creer que se nos haría imposible, debido a ciertos problemas de ambos. Yo nací con útero retroverso, quedé afectado por el tiempo que tuve de tratamiento hormonal con mi transición, me afectó el hecho de inyectarme hormonas masculinas. Atrofio hasta donde entiendo mi utero para no hacerlo fértil. Por eso, mucho cuidado con las hormonas que no es un juego. Es casi una decisión de por vida. A Diane, en cambio le sucedía algo parecido. Las hormonas que se tomo (hace ya 15 años que no se hormoniza y los daños aún no terminan), le causaron infertilidad. Incluso sé que se sometió a una operación hace seis para mejorar su fertilidad, pero le dijeron que era progresivo (es decir que a pesar de operarse seguiría deteriorándose su fertilidad). Un último examen que se hizo Diane, demostró que no cumplía el mínimo de espermatozoides para estar en un grado apto de fertilidad. Incluso lo comparo con un examen desde hace años atrás y descendió más del 50% en fertilidad. Se cumplía lo que el médico le había dicho que su fertilidad decaía con los años. Con estos exámenes y consultas nuestras esperanzas se habían acabado. Todo lo que estábamos anhelando era tener un bebé. Termino del 2019 e inicios del 2020, empezamos a buscar clínicas de fertilidad y ver si estaban a nuestro alcance. En ese transcurso de búsquedas no solo en Ecuador, sino en países vecinos fueron cerca de 20 clínicas que nos dieron información para poder empezar un tratamiento. Algunas clínicas pasaban el 15% de un salario básico solo las consultas, pero ni nos gustaban, ya sea por el trato o por la falta de profesionalismo y otros por su estigma al ser nosotros personas Trans. 12 de Marzo del 2020 coincidimos con un especialista en la ciudad de Quito, luego de tener un viaje amplio de Guayaquil a Esmeraldas y llegar hasta Colombia. Visitamos por última vez una clínica de fertilidad, nos pareció muy interesante, y lo más importante de todo, nos sentimos muy cómodos con el trato de aquel Dr. dónde nos mencionó que no éramos los primeros (personas trans) en haber visitado su consultorio. Luego de una conversación muy acertada en cada punto, nos indico los procesos que podríamos escoger para poder tener un bebé.Estábamos muy contentos porque sentimos que llegamos al lugar indicado y que sería lo más rápido de lo que habíamos imaginado hasta que nos indicaron el valor del procedimiento. No hablaré de aquello, pero si era un valor muy elevado. Nos agobiamos porque nuestro sueño ahora sí ya estaba muy lejos de alcanzarlo. Hoy en día pienso que todas las personas que han pasado algo parecido y que quizás, aún siguen viviendo con aquello. Es terrible, más aún cuando lo anhelas tanto. Con las ganas en el piso y sin ánimos llegó la pandemia. Decidimos regresar un tiempo a Guayaquil (Ya que vivimos en Quito) y nos olvidamos de aquel asunto para poder avanzar, pese a que ya habíamos agotado todas las opciones. Sin embargo, yo tenía esperanzas de que suceda lo que tanto queríamos. Los meses pasaron, encerrados en medio de la pandemia, fue una época terrible, casi apocalíptica en Ecuador. Recordemos que en medio de la pandemia a Guayaquil se la denominó la Italia chiquita en toda latinoamericana. Aveces no sabíamos si fue correcto ir a Guayaquil. Diane empezó a obtener su habitualidad que tenía antes y que la había dejado debido a que frecuentemente viajabamos. Entre las variadas cosas está su alimentación que era irregular. Durante la pandemia subimos de peso y entre la dieta sobre todo de Diane (a mi no me gusta), empezó a tomar nuevamente agua de coco. Antes de eso ya habíamos leído muchos artículos dónde hacian mención de que el agua de coco era muy efectivo para generar fertilidad en varones (varona en el caso de Diane) A pesar de eso, la toma de agua de coco en Diane es por sus riñones más que por la propia fertilidad. Yo empecé a preparar mi útero con ácido fólico, pensando en que cualquier momento podríamos encontrar alguna clínica que se ajuste al presupuesto que podríamos pagar. El estar encerrado, nos hizo convivir más, conocernos más como personas, conocer nuestros cuerpos a profundidad y jugar íntimamente todos los días. Una cosa muy importante de eso fueron las posiciones que teníamos, para satisfacernos. Sin imaginar de que eso también era un punto a favor (según leímos después en varios artículos). Siguieron pasando los meses, el pico de la pandemia ya estaba bajando y empezamos a tener nuestras vidas como lo era antes, con actividades por el activismo de ella, los viajes de ciudades a ciudades y así sucesivamente. Pero aún mis esperanzas no se habían perdido. Todos los días le pedía a Dios que nos diera aquella oportunidad de ser padres. Los meses pasaron muy rápido, mi menstruación ya era normal a la fecha ajustada de todos los meses.Hasta que llegó el día en que no me bajo. Era el 6. Sentía cólicos menstruales como en todos los meses, pero no bajo. Pasaron los días… llegó el 10 y aún nada. No estaba asustado; sentía que solo se había atrasado y que de pronto bajaría porque mis cólicos aún persistían. Ese día salíamos a comer al Mall, le dije se que será en vano comprar una prueba de embarazo pero, nada quitamos con intentarlo. Regresamos a casa, llegue y lo hice. Estaba tan tranquilo porque sabía que iba a salir negativo, como muchas veces había sucedido. Dejé la prueba sin importancia a un lado. Le entregué la prueba a Diane y fui a la cocina a beber agua. Regresé al cuarto y ella me dice: “mira… ¿que es eso?” Y eran dos rayitas dónde marcaba un positivo. Nos quedamos atónitos ambos. Me quedé en silencio, sonreí y le dije: ¡es positivo! ella no me creía. Cogió la caja para leer las instrucciones. Algo que quiero mencionar es que ¿Quién no sabe que una prueba de embarazo cuando se pintan dos rayas es positivo? Diane tenía la mente bloqueada por la noticia, que no la hizo entrar en razón, que tuvo que verificar nuevamente las instrucciones para poder aceptar lo que yo le decía. Nos sonreímos, me regaló un abrazo fuerte. Un abrazo único, dónde sabía que ya habíamos logrado todo. Al día siguiente fuimos a verificar si todo estaba bien, de hecho lo primero que hice fue una ecografía. De lo entusiasmado que andaba, me indicaron que ya tenía seis semanas. Inicio nuestra mayor felicidad. No queríamos que nadie se enterará, ni nuestras familias. Pasaron dos semanas más. Queríamos llevar un control exacto y en ese momento nos indicaron que tenía un desprendimiento del 12%. Nos sentimos destrozados, aún así seguimos con todas las indicaciones que nos envió la doctora: descanso absoluto, medicamentos y pastillas por dónde quiera. Hasta que en un momento llegué a tener un desprendimiento solo del 3%. Todo fue mejorando. El detalle que venía eran las visitas de ginecología con alguien ya estable y no por emergencia. Era muy tormentoso debido a que siempre nos cuestionaban por ser trans (si, todavía sucede en Ecuador) y no podíamos quedarnos en un solo lugar específico con una sola doctora. Al llegar al tercer mes de gestación, yo ya estaba absorbido. Había quedado desgastado, no comía absolutamente nada porque todo era vómito. Ni siquiera el agua la toleraba. Así fue cómo me golpeó muy fuerte el embarazo durante los primeros meses. Exactamente en el cuarto mes, es que pude recuperarme. Llegó el quinto mes y nos dijeron que la niña quería nacer ya. Confirmaron que tenía placenta previa. Las contracciones durante todo el embarazo jamás pararon. Nuevamente nos indicaron el reposo absoluto. Queríamos que todo esté muy bien sin complicaciones, avanzaron los meses. Comencé a engordar, comía mucho más de lo normal obvio tenía que hacerlo por la bebé. En unos de los chequeos que teníamos nos supieron decir que era necesario visitar a un cardiólogo, para descartar algo malo a futuro, debido a que encontraron una arteria, cuyas intensidades eran muy elevadas en un monitoreo. Mi visita a la cardióloga me lleva a qué me den como resultados, una taquicardia. Nos asustamos aún más, podría tener preclancia. Me enviaron un mapeo para llevar el control de mi presión. A medida que los meses pasaban todo fue más complicado. Muchas cosas me estaban consumiendo en mi estado de gestación. Noches eternas sin dormir, tenía un cuadro de ansiedad y de pánico. La presencia de Diane me hacía sentir tranquilo; tener su apoyo, sus controles, me ayudaron aliviar muchas cosas que hicieron que mi embarazo, sea mejor, de lo peor que pudo haber sido. Aún no hemos llegábamos a la recta final, faltan pocos meses para conocer a nuestra bebé, y aún así seguía siendo más complicado. Contracciones todos los días, pujos y dolores. De eso se baso mi embarazo, fue tan difícil esa etapa; pero fui muy fuerte en todos los aspectos. Llegaba la hora de buscar un lugar donde ya naciera, conocí a una doctora muy buena: la Dra. Regina Morocho. Ella me llevo los últimos controles antes de que naciera mi bebé. Queríamos programar una fecha adecuada pero cada vez era peor. Las contracciones eran seguidas, los dolores seguían y la angustia de que pasara algo muy malo, estaba presente siempre. Aún no era momento, tenía que aguantar más para que mi bebé no naciera en un tiempo que no era el correcto. Me pedían que aguante, que ya faltaba muy poco y pese a que era cierto todo era muy doloroso. Llegamos a la última cita médica para dejar fecha fija, ya la teníamos, cuando me hicieron una revisión ya estaba con 3 de dilatación pero aún no era momento. La niña estaba ubicada en una posición donde su peso me impedía caminar; dónde los dolores eran muy intensos que ya estaba al punto del colapso, dónde pedía que la sacarán, pero era imposible eso. Tuvimos que cambiar fecha, y adelantar todo. A las cansadas llegué a completar las treinta y nueve semanas. Di a luz por medio de una cesárea teniendo una distorcia de presentación. Pero era una niña sana, con un peso dónde entra en los rangos normales y un poco larga. Lloré junto a Diane cuando nació mi bebé. Esta es la experiencia más bella que Dios, la vida y mi esposa me han podido regalar. Aún no la conocía, quería ver su cara por primera vez, estaba ansioso por conocerla. La anestesia se estaba pasando y comencé con escalofríos muy fuertes. Me llevaron a la habitación donde ví a mi familia. En unos minutos entraron a mi bebé. Me la dieron a mi costado derecho. Vi sus ojitos achinados, era un ángel lleno de luz. Me enamoré por segunda vez, quedé como un loco enamorado. Y estoy seguro que, más alla de que amo a mi Amazona (como todos le dicen), también nuestra hija, fruto de nuestro amor, es otro motivo más para continuar el resto de mi vida junto a ella… junto por siempre a Diane Rodríguez Zambrano ❤️

Hombre trans director del Centro Psico Trans de Quito tuvo a su primer hijo | Trans man activist and director of the Trans Psycho Center Quito, had his first child

La pareja de trans ecuatoriana conformada por la activista Diane Rodríguez y Zack Elías, dieron a conocer públicamente el nacimiento de su hija.

Lo hicieron a traves de un video en vivo en facebook el domingo 01 de agosto de 2021 en horas de la noche. Este lunes en horas de la mañana difundieron en redes de ambos, fotos del parto y de la recién nacida. “Zack dio a luz a nuestrx hijx por cesárea. El ahora es papá trans y yo mamá trans. Pido a los astros, las estrellas y a su Dios, nos brinde salud, bienestar, éxito y amor en nuestras vidas 🍼❤️🧺 El parto Youtube y Facebook https://fb.watch/77DVbhCj9e/“, afirmó en sus redes Rodríguez.

Casos de familias trans no son nuevos en Ecuador. En el año 2016 Diane Rodríguez, tuvo a su primer hijo con un joven trans de nacionalidad venezolana, del que se separaron. Ella reconoció la ruptura en sus redes sociales.

Por otra parte, hasta el momento no ha habido un caso público como el de Zack, en el que una persona trans de nacionalidad ecuatoriana, gestara y diera a luz. Este caso se convierte en el primero en Ecuador, en el que un hombre trans ecuatoriano de a luz a su primogénito.

Para Zack, la recién nacida sería su primogénita, mientras que para Diane, sería su segundo hijo. Diane Rodríguez nació en el cuerpo de un varón y luego de un proceso de transición tomo la apariencia de una mujer conservando su aparato reproductor masculino. De igual forma, Zack nacio en el cuerpo de una mujer, siguió un proceso hormonal para tomar la apariencia de un hombre, pero conservó su útero lo que le permitió gestar o embarazarce.

Recientemente Zack, contó la tortura que vivió en una clínica de tortura o de reconversión en un medio local de Ecuador.

English Version

The Ecuadorian trans couple formed by the activist Diane Rodríguez and Zack Elías, publicly announced the birth of their daughter.

They did it through a live video on Facebook on Sunday, August 1, 2021 at night. This Monday in the morning hours, they disseminated in networks of both, photos of the delivery and of the newborn. “Zack gave birth to our son by cesarean section. He is now a trans father and I am a trans mother. I ask the stars, the stars and their God to give us health, well-being, success and love in our lives. fb.watch/77DVbhCj9e/ “, Rodríguez said in his networks.

Cases of trans families are not new in Ecuador. In 2016 Diane Rodríguez had her first child with a young trans man of Venezuelan nationality, from whom they separated. She acknowledged her breakup on her social media. On the other hand, so far there has not been a public case like Zack’s, in which a trans person of Ecuadorian nationality, gestated and gave birth.

This case becomes the first in Ecuador, in which a trans Ecuadorian man gives birth to his firstborn. Diane Rodríguez was born in the body of a male and after a transition process she took on the appearance of a woman while preserving her male reproductive system. In the same way, Zack was born in the body of a woman, he followed a hormonal process to take the appearance of a man, but he kept his uterus which made him pregnant or pregnant.

Zack recently told of the torture that he lived in a torture or reconversion clinic in a local environment in Ecuador.

Diane Rodríguez junto a su esposo embarazado revelan en sexo de su hija – Diane Rodríguez and her pregnant husband reveal their daughter’s sex

La activista Diane Rodríguez, quien gesta en Ecuador la incidencia en derechos a favor de las poblaciones LGBTIQ+ y personas trans, reveló recientemente el embarazo junto a su nuevo esposo, Zack Elías. Recientemente presentó un video en la que explicaba los errores cometidos en su pasado (relacionado a su ultima ruptura), entre otras “lecciones” de vida, aprendidos por la activista.

Al mismo tiempo, presento a su nueva pareja con quien ha mantenido una relación por varios años. Zack Elías, quien se identifica como colaborador de las cuasas LGBTI y trans pero no activista, reveló el viacrusis vivido a partir de su embarazo. Tambien, hace unos días hicieron la revelación de sexo de su primogénito, que resultó ser una niña. Diane Rodríguez, ya fue mamá en el año 2016. Este sería su segundo hijo. Para zack, este sería el primero y se consagraría como el primer hombre transmasculino ecuatoriano en hacer público su embarazo.

English

The activist Diane Rodríguez, who breeds advocacy in Ecuador for rights in favor of LGBTIQ + populations and trans people, recently revealed the pregnancy with her new husband, Zack Elías. She recently presented a video in which she explained the mistakes made in her past (related to her last breakup), among other life “lessons” learned by the activist.

At the same time, I introduce her new partner with whom she has been in a relationship for several years. Zack Elías, who identifies as a collaborator of the LGBTI and trans quasi but not an activist, revealed the viacrusis experienced since her pregnancy. Also, a few days ago they revealed the sex of their firstborn, who turned out to be a girl. Diane Rodríguez was already a mother in 2016. This would be her second child. For Zack, this would be the first and would become the first Ecuadorian transmasculine man to make his pregnancy public.

Baby Shower de Diane Rodríguez y Zack su esposo embarazado – Baby Shower of Diane Rodríguez and Zack her pregnant husband

La activista Diane Rodríguez junto a su nueva pareja Zack Elías, realizó un agasajo con familiares y amigos cercanos denominado Baby Shower. La finalidad del festejo muy común en países latinos como Ecuador, es realizar juegos y celebración por la venida de su nueva hija.

Recientemente Diane y Zack causaron revuelo en las redes sociales al anunciar que Diane había embarazado a su esposo Zack. Zack Elías, será el primer ecuatoriano trans que dará a luz a su hija de forma pública.

English version

The activist Diane Rodríguez with her new partner Zack Elías, held a celebration with family and close friends called Baby Shower. The purpose of the celebration, very common in Latin countries like Ecuador, is to hold games and celebrate the arrival of their new daughter. Diane and Zack recently caused a stir on social media by announcing that Diane had gotten her husband Zack pregnant. Zack Elías will be the first trans Ecuadorian to give birth to his daughter publicly.